Una investigación recupera la gesta de la Vuelta de Obligado

Con una mirada muy americanista, remarca el escritor, „Rosas se diferenciaba de los unitarios que tenían una muy baja noción de la soberanía: a ellos les importaba Buenos Aires y el espacio de la Pampa Húmeda que la rodeaba”.

„Por eso (Domingo Faustino) Sarmiento podía ofrecerles la Patagonia a los chilenos y Alvear (Carlos de) podía estimular al mariscal Andrés de Santa Cruz a invadir las provincias del norte”, menciona O` Donnell, director del departamento de historia de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales.

„Además los unitarios entregaron el Alto Perú (Bolivia), Paraguay y la Banda Oriental, tres pérdidas enormes. En cambio Argentina no perdió un metro cuadrado de territorio en 20 años de gobierno de Rosas -destaca-, cuando las potencias salieron a conquistar y colonizar naciones en Asia, Africa y América”.

El prolongado bloqueo francés -debido a la negativa de Rosas de autorizar la libre navegación por los ríos argentinos- es revisado de manera exhaustiva en esta investigación que duró tres años, „ya que eran muy pocas las fuentes acerca de esta epopeya, reivindicada como una victoria por los franceses”.

El combate de la Vuelta de Obligado tuvo lugar el 20 de noviembre de 1845, a las 8.43 de la mañana, cuando la flota invasora integrada por franceses e ingleses llegó al lugar donde esperaban los criollos -comandados por el general Lucio E. Mansilla- que enfrentaron a las dos escuadras más poderosas del mundo.

„La Vuelta de Obligado expresó la resistencia criolla y popular contra la prepotencia de naciones con las que la clase dirigente buscaba identificarse, servirlas y obtener provecho personales”, afirma O`Donnell, al confrontar la historia canónica con el revisionismo histórico.

Desde la estrategia rosista era imposible vencer a la flota invasora „aunque los patriotas sí eran capaces de hacerles tanto daño a los buques mercantes (aguardaban en el Ibicuy el desenlace de la batalla), que comercialmente la excursión sería un desastre”.

„Hoy he visto lo que es un valiente. Empezó el fuego a las 9 y media y duró hasta las 5 y media de la tarde en las baterías y continúa hasta ahora (son las ll de la noche) (…) Mi tío se puso al frente de la infantería y marchaba a impedir el desembarco cuando cayó herido por el golpe de metralla”, escribe Sabino O` Donnell, bisabuelo del escritor y sobrino de Mansilla.

Los atacantes atravesaron el río luego de cortar las cadenas que impedían el paso. „Destinarían 40 días a la reparación de sus naves, para reiniciar la navegación, remontando el Paraná como escolta del convoy mercante de 95 naves que estaban escondidas en el Ibicuy”, cuenta el escritor.

El trayecto fluvial hasta el Paraguay y el sur de Brasil parecía abierto, pero el 9 de enero de 1846 -en el paraje Tonelero-, los argentinos dispararon 400 tiros de cañón y 5.000 de fusil contra las naves del convoy: era el comienzo de la estrategia de Rosas.

„Recién a fines de junio con muchas bajas y sus naves maltrechas el convoy europeo llegó a Montevideo, con un triunfo militar pero sin lograr nuevos mercados y sin garantizar la libre navegación de sus barcos”, resume el autor de „El grito sagrado”, „El aguila guerrera”, „El Rey Blanco”, „Los héroes malditos”, „Historias argentinas” y „Caudillo federales”, entre otros libros.

En el marco de la epopeya, O` Donnell se detiene a analizar la amistad y el respeto entre San Martín y Rosas, así como también el disgusto sufrido por Sarmiento al no conseguir que el Libertador criticara a la Confederación y su líder.

Dietetyczka Kraków
Zabawki kreatywne

„Una de las razones de esa mutua e intensa simpatía -apunta- debe rastrearse en el temor de San Martín a que la anarquía fratricida en que se había sumido su Patria terminara por derrumbarla”.

A su juicio „quienes vencieron las guerras civiles fueron los unitarios. Uno ve las consecuencias del triunfo de los unitarios que después se rebautizan liberales, liberales autoritarios, y que salen a arrasar con todo tema de federalismo o reivindicación popular”.

Y se remonta a la figura de Manuel Dorrego: „Rosas se consideraba su seguidor Se llama `Restaurador` porque vuelve a tomar la legitimidad arrancada a Dorrego. El llega al poder por el voto de la Legislatura y la denominación de tirano no le va”.

„Los golpistas del 55 dijeron que la de Perón (Juan Domingo) era la segunda tiranía, los golpistas homologaban una época con otra porque algo que no se le perdonó a Rosas fue el haber puesto los sectores populares en la superficie. La ciudad estaba dominada por los gauchos, los mulatos, los indios. Los oligarcas se habían tenido que ir”, precisa O`Donnell.

„La presidenta Cristina Fernández de Kirchner mandó a hacer un gran monumento en el lugar del combate -resalta- que inaugurará el próximo 20 de noviembre, Día de la Soberanía.

Dodaj komentarz

Twój adres email nie zostanie opublikowany. Pola, których wypełnienie jest wymagane, są oznaczone symbolem *